nav-left cat-right
cat-right

Monumento en Honor a Miguel Garcia Granados – Avenida Reforma

El bulevar 30 de Junio (hoy Avenida La Reforma) fue construido en 1897, durante el gobierno de José María Reyna Barrios, quien al visitar durante su mandato Francia se enamoró de los Campos Elíseos de París, y al regresar se inspiró en ese diseño para ordenar la construcción de un paseo lleno de arboles y jardines que le diera a la Ciudad de Guatemala una elegancia similar.

Al principio esta vía se conoció como bulevar 30 de Junio, en honor a la victoria liberal de 1871. De bulevar La Reforma cambió su nombre a Paseo de la Reforma y, finalmente, avenida La Reforma en conmemoración de Justo Rufino Barrios, conocido como El Reformador.

A principios del siglo XX, la ciudad capital estaba planificada con dos pequeños pero bellos boulevares: uno al Norte, el de Minerva, el cual culminaba con un peculiar templete griego del mismo nombre y el otro al Sur, el boulevard 30 de junio o Reforma el cual finalizaba en el Palacio de la Reforma.

El boulevard 30 de junio fue diseñado como una gran calle que comunicaría la ciudad, desde la estación del Ferrocarril Central, con el que sería el Parque de la Reforma, un bellísimo pulmón verde de siete caballerías de extensión que contaría con lagunas, fuentes y senderos para la recreación de los citadinos.

Monumento Miguel Garcia Granados, Avenida Reforma

El primero de los monumentos inaugurados fue en honor a Miguel García Granados, monumento que aún permanece en sitio original, sobre la Segunda Calle. Este monumento fue colocado en 1897, y conmemora los 25 años de la gesta liberal. El monumento fue diseñado por el artista Francisco Durini y las estatuas fueron esculpidas por Adriático Froli.

Cuando llegó a la Presidencia Estrada Cabrera prosiguió la obra edilicia de su antecesor, Reina Barrios y mandó a construir sobre el boulevard nuevas edificaciones públicas. Ese mismo año fue inaugurado también el Monumento al Ejército (de Luis Augusto Fontaine), el cual conmemora el fin de la construcción de la vía del ferrocarril del Norte y a los caídos en la guerra en contra de los filibusteros en Nicaragua en 1856.

Muchos de estos edificios y monumentos fueron arrasados por los terremotos de 1917 y 18, e inclusive, la estatua de don Miguel García Granados quedó colgando de un pie, doblado hacia un lado, debido al fuertísimo embate sísmico.

Via | http://www.skyscrapercity.com/showthread.php?t=398278&page=4

En este articulo del blog hablamos de:


Danos tu opinion